Hongos Comestibles

Agaricus arvensis

Agaricus arvensis

Posee un olor fúngico y también un olor a anís muy fuerte. Es de sabor dulce anisado, el cual es más sutil y agradable cuando las lamelas son rosadas. Su textura es blanda, pero  firme y consistente. Es ideal para todo tipo de comidas calientes, pero se destaca cuando se hace a la parrilla, con esencias, nuez moscada y queso, o a la napolitana en el horno.

Coprinus comatus

Coprinus comatus

Coprinus comatus es un hongo comestible en estados tempranos de desarrollo, cuando el carpoforo se encuentra completamente blanco y no ha comenzado el proceso de liquefacción (proceso donde se produce un liquido negro para dispersar las esporas). 

Cyttaria espinosae

Cyttaria espinosae Dihueñe

Posee un sabor de dulce a insípido y una textura chiclosa, un poco babosa. Ideal para mezclar con ensaladas y limón. Se consume principalmente fresco, sin cocción.

Flammulina velutipes

Flammulina velutipes Enoki - Flamulina

Posee un sabor muy agradable y una textura consistente correosa, a veces se vuelve un poco gelatinosa. El estípite generalmente no se come. Bueno para saltearlo con verduras o simplemente solo, con un poco de sal, nuez moscada y pimienta.

Grifola gargal

Grifola gargal Gargal

Posee un sabor fuerte, fúngico y dulce. Su textura es agradable, correosa y firme. Ideal para sopas, como también para salteados y al horno con especias. Es importante recolectarlo en buenas condiciones, debido a que la sobre madures cambia sus características organolépticas y puede llegar a causar un malestar estomacal.

Lactarius deliciosus

Lactarius deliciosus Niscalo - Revollón

Posee un sabor delicado, sin embargo su olor es afrutado y  fúngico. Al saborearlo parece ser ligeramente dulce y un poco picoso. Su textura es muy agradable, con gran consistencia, pero blando. Sus características organolépticas cambian cuando se encuentra envuelto en mucho latex.  Ideal para salsas, estofados o en compañía de un trozo de carne.

Macrolepiota rhacodes

Macrolepiota rhacodes Macrolepiota

Su recolección es muy peligrosa pues puede confundirse con especies de lepiotas muy toxicas. Las lepiotas son muy similares a las macrolepiotas, teniendo como principal diferencia visible, el tamaño. Por esto se recomienda siempre cosechar ejemplares de más de 12 cm de diámetro en el pileo. 

Posee muy poco olor, sin embargo el sabor es fuerte y definido, que va desde el dulce a un poco acido, siempre agradable. La textura es excelente, blanda, seca y consistente. Es ideal saltearla con mantequilla o aceite de oliva, sal y degustarla.

Morchella conica

Morchella conica Morchela

Para su cosecha siempre se debe esperar a que la fructificación tenga una altura mayor a 9 cm y se encuentre maduro, ósea haya podido liberar la suficiente carga de esporas para las nuevas generaciones. Posee un sabor delicado y agradable, un poco dulce. Su textura es blanda y agradable.

 

 

Pleurotus ostreatus

Pleurotus ostreatus hongo Ostra

Su textura es correosa y un poco chiclosa. Cuando se come frito, salteado o asado tiene un sabor muy parecido a carne, siendo muy apetecido en el mundo entero y la competencia mas cercana al champiñón de parís. Se puede cocinar salteado, apanado, frito, asado, en guisos, en ensaladas, como ceviche y como uno guste.    

Ramaria flava

Ramaria flava Changle

Posee una textura suave, pero fibrosa, sin olor en particular. A veces de sabor un poco amargo, posee una similitud con el sabor de un huevo revuelto. Sin embargo según su preparación y los condimentos que se usen el sabor varía. Es ideal para hacerlo en empanadas o condimentado en el sartén o al horno.

Suillus granulatus

Suillus granulatus Callampa del pino - Callampa granulosa

 

Posee una textura consistente y gruesa en su carne, bastante esponjoso, donde es indispensable retirar la cutícula del sombrero, la cual es amarga y viscosa. Los tubos poseen una textura suave y espumosa. Los cheff que usan suillus y boletaceas frescas en sus cocinas, prefieren cocinar ambas texturas juntas, generando un contraste fascinante como lo es, la espuma en la cerveza. Su olor es débil, sin embargo su sabor se acentúa en lo afrutado. Cuando es seco muchas veces actúa como un condimento de carnes y guisos, sin embargo se puede cocinar para guisos, salsas o platos gourmet.

Suillus luteus

Suillus luteus Callampa de pino

Posee una textura consistente y gruesa en su carne, bastante esponjoso, donde es indispensable retirar la cutícula del sombrero, la cual es amarga, viscosa y laxante. Los tubos poseen una textura suave y espumosa. Los cheff que usan suillus y boletaceas frescas en sus cocinas, prefieren cocinar ambas texturas juntas, generando un contraste fascinante como lo es, la espuma en la cerveza.

Su olor es fúngico y su sabor dulce afrutado. Cuando es seco muchas veces actúa como un condimento de carnes y guisos, sin embargo se puede rehidratar para cocinar guisos, salsas o platos gourmet.